top of page
Buscar
  • judith008

Cómo se registra un bioplaguicida: algunos ejemplos de diferentes países

La producción agrícola actual se orienta no solo hacia la rentabilidad de los cultivos, sino también hacia la sostenibilidad ambiental. En este contexto, los bioplaguicidas se destacan como una opción clara para fomentar prácticas agrícolas más sostenibles a tener en cuenta en los Programas de Control Integrado de Plagas. Un bioplaguicida es un tipo de plaguicida procedente de materiales naturales como animales, plantas, bacterias y/o determinados minerales (EPA, Agencia de Protección del Medio Ambiente de Estados

Unidos, s.f.).

Aunque los bioplaguicidas tienen un origen que se remonta al siglo XIX, su mercado sigue siendo pequeño en comparación con los plaguicidas convencionales. En los últimos

tiempos, este sector se ha expandido rápidamente, impulsado por la búsqueda de reducir el impacto de la agricultura en el medio ambiente y, paralelamente, beneficiándose de

los avances de i+D en biología y producción agrícola.

En un contexto global, la Unión Europea destaca por un menor número de registros de bioplaguicidas en comparación con otros países como Brasil, Estados Unidos, China e India, atribuido al complejo proceso de registro europeo (Damalas y Koutroubas,

2018).

En la búsqueda de una agricultura más rentable y sostenible, el uso prolongado de plaguicidas ha generado problemas, destacando la grave resistencia desarrollada por las plagas. Esta resistencia disminuye la eficacia de los plaguicidas convencionales, incrementando su aplicación y generando consecuencias significativas en la salud humana y el medio ambiente debido a la toxicidad residual de estos.

Según el análisis de Triton Market Research publicado en septiembre de 2023, el Mercado Global de Bioplaguicidas se valoró en 5.826,46 millones de dólares en 2022 y se espera

que alcance los 17.941,26 millones de dólares en 2030, con una tasa de crecimiento del 15.13% durante el periodo 2023-2030.

Cada vez más países implementan legislaciones específicas para el registro de productos bioplaguicidas. Estas normativas facilitan y abaratan el proceso de evaluación y aceleran

la comercialización de dichos productos.

Los bioplaguicidas se incluyen perfectamente en los procesos de control integrado de plagas como una opción complementaria que da respuesta a las necesidades actuales de la agricultura.

Un mayor desarrollo e investigación en estos productos, así como facilitar los procesos de registro en tiempo y forma, permitirá obtener soluciones adaptadas a la demanda actual del sector. Estas soluciones van dirigidas hacia una agricultura más sostenible y respetuosa con el medioambiente y la salud humana y animal.


Artículo completo en el número 357 de Phytoma, marzo 2024.



14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page